COVID-19 RD
Confirmados: 111,386 Fallecidos: 2,095 Recuperados: 85,965 Activos: 23,326 Actualizado el: 28 septiembre, 2020 - 4:04 AM (-04:00)
ComunicaciónDestacadas de CiudadOriental.com

El coronavirus da golpe mortal a los periódicos impresos en RD

COVID-19 República Dominicana

Confirmados:
111,386
Fallecidos:
2,095
Recuperados:
85,965
Activos:
23,326
Actualizado el: 28 septiembre, 2020 - 4:04 AM (-04:00)

Por Robert Vargas
Los indicios sugieren que la pandemia del  coronavirus ha dado el golpe mortal y definitivo a los periódicos impresos en República Dominicana, mientras los medios digitales tienden a afianzarse en la preferencia de los lectores, sobre todo aquellos que son creativos y aportan historias propias,

Si hasta hace pocas semanas se tenía la percepción creciente de que “la prensa escrita” estaba en crisis, ya hoy de eso no hay ninguna duda.

Todo comenzó con la fatídica concentración de medios en un puñado de manos, sobre todo, en las de algunos banqueros que resultaron ser ladrones de bancos, y continuó y se profundizó con el la quiebra masiva de bancos del año 2003, hasta la irrupción de los medios digitales.

Ahora, el coronavirus parece que le ha dado la estocada final a los medios impresos.

Aquellos tiempos en que los “canillitas”  (pregoneros) salían a las calles anunciando los titulares de los periódicos y de que estos eran esperados por l os vecinos en sus casas y en las oficinas, ya son cosas de un pasado que parece lejano.

Como también parecen distantes los años en los que los medios impresos hacían galas de la cantidad de suscriptores que tenían.

Todo eso es cosa del pasado. ¡Caray! ¡Parece que fue ayer!

Así como desaparecieron los periódicos Ultima Hora, La Noticia, El Sol, La Nación, El Siglo, y muchos otros, eso parece que sucederá en breve tiempo con los pocos que aún existen.

De hecho, algunos de estos no parece que sean auto sostenibles económicamente, sino que están al servicio de   proyectos empresariales. Unos van delante y los otros detrás. La muerte de esos medios impresos ha sido  lenta, pero segura.

Me cuentan que hasta el “Diario Libre Metro” desapareció, porque el Metro está paralizado.

 Y no hay que olvidar que los periódicos El Caribe y Listin Diario, de tener formatos estandar, pasaron a ser tabloides con pocas páginas disfrazados de “modernidad”.

Si alguno duda de lo que decimos, solo le pido hacer este simple ejercicio:

Dígame cuál fue la última vez que Usted tuvo un periódico impreso en las manos.

¿Cuando fue la última vez que usted salió de su casa a comprar un periódico impreso?

¿Cuándo fue la última vez que usted se enteró de algo porque lo leyó en un periódico impreso?

Vamos al otro lado, ¿Cuál fue la última vez que usted se enteró de algo porque lo leyó en un medio en internet o en las redes?

Por igual, en medio de la pandemia ya nadie quiere tener en sus  manos un periódico impreso que fue tocado por otra persona que, posiblemente, esté contagiada con el coronavirus.

Hoy,  un portal internacional ha informado de que en Alemania, un empleado de un restaurante se contagió con el coronavirus con un salero que le pasó un compañero que era portador.

Ese miedo a ser contagiado es bastante posible que afecte a los periódicos impresos y estos aceleren su desaparición.

Se acentuará así un período doloroso para el personal de la prensa escrita, vale decir los periodistas, fotógrafos diseñadores gráficos, los técnicos de impresión, y todo aquello que tiene que ver con los periódicos impresos.

El coronavirus ha acelerado la desaparición de los periódicos que llenaron una época.

Hace poco, una maestra de escuela le asignó a una de mis nietas la tarea de buscar una foto de un radio receptor.

La niña le preguntó a la madre:

-“Mami, ¿Qué es un radio?”.

La pregunta la tomó por sorpresa y la madre tuvo que emplearse a fondo para explicarle lo que es un  radio receptor, lo que resolvió buscando una foto en Google.

De todas maneras, la pequeña no sabe lo que es un radio receptor. Nunca ha visto uno.

Un día de estos, cuando me visite, le mostraré uno “retro” que tengo por ahí, que es una combinación de lo viejo y d elo nuevo, pero que parece “un radio de billeteros”. Los de mi edad saben a lo que me refiero cuando escribo “radio de billetero”. A los demás, se lo dejo de tarea.

Esto me recuerda que, cierto día, una de mis hijas me preguntó qué es “una batea” y luego se destapó preguntándome “¿Qué es un anafe?”

Así como las nuevas generaciones desconocen lo que es un cartero, un carbonero, un radio receptor (de esos que tienen las bandas de AM-FM y onda corta), una batea y un anafe, todo parece indicar que en muy poco tiempo, los niños preguntarán que cosa es un periódico, puesto que no lo verán.

El coronavirus ayuda a la desaparición de la prensa escrita y a dejar sin empleos a muchas personas, que están obligadas a reinventarse.

Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar