COVID-19 RD
Confirmados: 109,269 +486 Nuevos Fallecidos: 2,064 +10 Nuevos Recuperados: 82,741 Activos: 24,464 Actualizado el: 22 septiembre, 2020 - 1:34 PM (-04:00)
Destacadas de CiudadOriental.comPN-MILITARES

El Ministro de Salud se fue al “cerebro de la seguridad nacional” a decirle al país que hay mejoría en la lucha contra la Covid-19

COVID-19 República Dominicana

Confirmados:
109,269
+486 Nuevos
Fallecidos:
2,064
+10 Nuevos
Recuperados:
82,741
Activos:
24,464
Actualizado el: 22 septiembre, 2020 - 1:34 PM (-04:00)

Por Robert Vasrgas
Por algún motivo que no ha sido revelado, el Ministro de Salud Pública, Plutarco García, abandonó su espacio natural, la sede de su ministerio, y se fue al lugar donde está concentrado “el cerebro de la seguridad nacional” , el C5i, para decirle a los dominicanos que “avanzamos” en la lucha contra la pandemia de la Covid-19.

Un detalle relevante: el C5i es una institución dependiente del Ministerio de Defensa.

Ese cambio de lugar es difícil que fuera una “casualidad” o una “torpeza” de los estrategas de comunicación del gobierno.

Algún mensaje querían enviar. De eso no debe haber ninguna duda. Lo que no está claro aún es cuál es ese mensaje.

El C5i no es cualquier lugar. No señores. Allí es recolectada todo tipo de información que pudiera ser sensible para la seguridad del Estado y que, eventualmente, pudiera ser usada usada en la aplicación de políticas de salvamento,  seguridad ciudadana y, ¿Por qué no?, estrategias de contrainsurgencia.

Plutarco García, un hombre que sabe de medicina, habló estando entre dos funcionarios militares de alto perfil, que fueron a hablar de la pandemia vestidos con ropa de camuflaje, uno de ellos con botas similares a las que usaron los soldados dominicanos que participaron en la invasión a Irak.

Otro funcionario, que estaba vestido de civil, también es militar.Es un general del Ejército.

-“Algo no pinta bien en todo esto”, pensé cuando los vi.

Luego razoné un poco y supuse que se trataba de la participación de las tropas en el toque de queda y cosas así.

De todas maneras, es necesario tomar en cuenta que los funcionarios que saben de salud, no de guerra, confirmaron la percepción que tiene un amplio sector de la población: los datos que da el gobierno sobre la pandemia y su secuela de muertes no son tan de fiar como se desearía.

Incluso, admitieron públicamente que hay un retraso bastante grande en la actualización de los datos y no se atrevieron a decir cuándo esos datos estarían ajustados a la realidad.

En pocas palabras, ni siquiera el gobierno sabe a ciencia cierta cuántas personas han fallecido por la Covid-19.

Eso sí, a pesar de estar en ese lugar, al que no puede entrar todo el mundo debido a lo sensible que es todo lo que allí se trata, el Ministro de Salud se apuró en tratar de vender esperanzas a la población al prometerle, como si estuvieran en campaña electoral, que tendrán pruebas PCR para quien la necesite; que el país estará en la primera línea para cuando se tenga acceso a una vacuna; que vacunarán contra  la influenza y muchos .promesas más.

El problema es que este no es el momento de promesas, sino de acciones concretas y directas.

Y en esto, el gobierno se está jugando “el pellejo”.

¿A qué le teme tanto el gobierno que se fue a dar una rueda de prensa en un escenario preparado para la contrainsurgencia y no en el Ministerio de Salud Pública?

Para saberlo, sería necesario tener acceso al cerebro de los estrategas de propaganda y comunicación del gobierno o, simplemente, tener paciencia y esperar lo que podría suceder no muy lejos en el tiempo.

Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar