Destacadas de CiudadOriental.comPolítica

Estos peledeístas se plantan y dan la cara frente a su propio partido y contra el gobierno + Vídeo

COVID-19 República Dominicana

Confirmados:
243,247
+587 Nuevos
Fallecidos:
3,172
+10 Nuevos
Recuperados:
197,622
Activos:
42,453
Actualizado el: 7 marzo, 2021 - 1:04 PM (-04:00)

Por Robert Vargas
Este grupo de peledeístas ha decidido plantar cara no solo al gobierno, sino, además, a su propio Partido de la Liberación Dominicana, que está sumido en la peor crisis de su historia que inició en el año 1973, cuando Juan Bosch lo fundó.

A algunos los conozco desde los tiempos de la fundación del PLD, cuando andaban con boinas moradas y una estrella amarilla.

Eran tiempos en los que su bandera era en forma triangular y estaban pegadas a unos maderos bastante gruesos que agarraban con firmeza cuando  iban a sus manifestaciones gritando al unísono su clásico y ya desaparecido “grito de combate”:

“¡Juan Bó!, ¡Juan Bó!, ¡Juan Bó!”.

Alguno de estos peledeístas, que pertenecen al emblemático Comité Intermedio Gregorio Luperón, antes fueron militantes de izquierda y, cuando eran jovencitos, abandonaron el izquierdismo para unirse al centro-izquierdismo del PLD que terminó siendo totalmente de derecha.

Pero allí estaban, rodeados por el color morado de su partido, la famosa estrella amarilla, una foto de Juan Pablo Duarte y varias de Juan Bosch.

Todos los presentes se formaron en los desaparecidos círculos de estudios, los mismos que fueron aniquilados cuando se produjo la apertura del PLD, que en ese momento ya tenía como líder a Leonel Fernández, quien hoy tiene su tienda aparte tras adquirir Partido de los Trabajadores Dominicanos, que antes era marxista-leninista y pensamiento Mao Tse Tung.

Ese PTD, originalmente era “rojo”, después fue “verdinegro”, y cuando llegó a las manos de Leonel cambió a verde y se quitó el nombre de PTD para llamarse “Fuerza del Pueblo”, sin ninguna señal de su origen de izquierda.

Pero ese no es el punto. La cuestión es que en Santo Domingo Este, un grupo de viejos peledeístas, de los de antes, decidieron reclamarle a la dirección de su organización que le haga “una oposición más firme” al gobierno de Luis Abinader y del Partido Revolucionario Moderno.

También le exige que de a conocer públicamente su posición frente a los apresamientos por el Ministerio Público de varios ex funcionarios de los gobiernos del PLD.

Quienes hacen esos reclamos son Luis Montero, Arcadio Báez, Juan Freddy Armando, Luis Avila, Angel de León, Richard del Rosario, Agustín Espinosa, Rafael Fernández, Basilio Ferreras, Providencia Matos, Roxanna Matos, Joaquín Alberto Ramírez, Mercedes Roa y Danilo Santos.

Todos son del criterio de que “deben ser expulsados de manera deshonrosa quienes se determine tener responsabilidad de los cargos que se les imputa. Sin embargo, las personas que realmente fueren inocentes se les debe dar el apoyo jurídico necesario”.

Ninguno mete la cabeza en el hoyo para no ver el peligro. Al contrario, miran de frente y con la cara al sol, aunque a algunos no les agrade.

-“El PLD no puede ni debe hacerse responsable, ni cobijar a quienes se les ha dado la oportunidad de “servirle al pueblo” desde una posición pública, y que, en cambio, lo hayan hecho en su provecho particular”, argumentan.

Subrayan que “el boschismo es incompatible con el peculado”. Y lo dicen porque son peledeístas de los de antes, de aquellos que asistieron a los circulos de estudios; que fueron simpatizantes, circulistas y hasta activistas nacionales.

Ahora es “otra fragancia” la que hay en el PLD.

Ahora bien, independientemente de la crisis que abate a la tolda morada, todos los allí reunidos son del criterio de que el PLD le haga una oposición más firme al gobierno, y aprovechan para tachar de “calamitosa” la masiva cancelaciones de servidores públicos, “cuyo delito ha sido no Pertenecer al Partido Revolucionario Moderno”.

Ahí mismo aprovecharon para lanzar duras críticas a la gestión del gobierno por el PRM, mientras le reclaman a la Dirección Nacional del PLD que combine su rol de líder de la oposición, con su capacidad organizativa de su IV Congreso partidario.

Compartir:
Botón volver arriba