ASDEDestacadas de CiudadOriental.com

Manuel Jiménez y Simanca demuestran a los regidores quiénes son los que mandan en el ASDE

Por Robert Vargas
Que nadie lo dude: en el Ayuntamiento de Santo Domingo Este quienes mandan son el alcalde Manuel Jiménez y su asistente Jeancarlos Simanca, al menos, eso tienden a demostrar a la menor oportunidad.

Si la hasta este sábado Vice Presidenta del Concejo de Regidores, Tailuma Calderón, creía lo contrario, Jiménez y Simanca se lo hicieron entender “clarito”.

No solo eso, sino que le hicieron tremendo desplante ante los ojos de todos los que asistieron al acto del ASDE ante el busto a Duarte en ocasión del Día Nacional de los Ayuntamientos.

Aunque fue en presencia de todos, solo el regidor del Partido Alianza País, Robert Arias, se percató de lo que sucedió y, rápidamente, corrigió “lo que estaba mal”.

¿Qué fue lo que hicieron el alcalde Manuel Jiménez y su asistente Simanca?

Los dos llegaron desde la parroquia donde momentos antes habían participado en una eucaristía con una pírrica asistencia.

Se sentaron en el centro de la primera fila donde sería realizado el acto ante el busto a Duarte, en la intersección de la autopista Las Américas y la avenida Coronel Rafael Fernández Domínguez.

Desde la izquierda estaban sentados los regidores Antonio Féliz y Robert Arias, Simanca, Manuel Jiménez y su esposa; la Vice Alcaldesa Angela Henríquez; el presidente del Concejo Franklin Marte, y luego dos sillas vacías.

El acto aún no había iniciado cuando llegó Tailuma, quien, al igual que Marte, se sentó en el extremo derecho, como si fueran unos invitados.

Así las cosas, como figuras principales quedaban Simanca y Manuel Jiménez, por estar en el centro.

Robert Arias se percató de la falta de consideración en perjuicio del presidente y la Vice Presidenta y no barajó el asunto. Se levantó de su asiento y le dijo a Simanca que tenía que ceder ese asiento a Franklin Marte y ordenó que se buscara una silla para Tailuma, de manera que ellos estuvieran en el lugar que les correspondía, según su investidura.

Simanca se levantó y le comunicó a Manuel Jiménez lo que le había dicho Arias y se desplazó hacia el extremo derecho, mientras Marte ocupaba el asiento junto al alcalde.

A Tailuma la llamaron para que, en su condición de Vice Presidenta, se sentara junto al presidente del Concejo, a lo cual, finalmente, accedió sin decir una palabra.

Pero el balde de agua fría sobre su cabeza llegó en el momento en que fueron llamadas las personas que depositarían la ofrenda floral ante el busto a Duarte.

El maestro de ceremonias, Miguel Ortega, a quien le habían entregado el programa escrito, llamó al alcalde, al Presidente, a la Vice Alcaldesa, a la Secretaria General y a Simanca.

Este último, sin tener en el organigrama del ASDE la categoría de Tailuma, corrió gustoso a posar junto a la ofrenda floral, ante la mirada complaciente de Manuel Jiménez quien, una vez más, demostró que él y Simanca son quienes tienen la última palabra, aún en cuestiones tan simples como estas.

Además, así demostraron que el poder es para usarlo.

 

Compartir:
Botón volver arriba