Mejorar la inclusión laboral de personas con discapacidad, un reto colectivo que atañe a las empresas

Por Equipo de La RED
Desde la Red Iberoamericana de Entidades de Personas con Discapacidad Física (La RED) realizamos recientemente un Estudio sobre la demanda de empleo del tejido empresarial de Santo Domingo Este como herramienta para la inclusión de personas con discapacidad (disponible en la web www.lareddominicana.org).

Para la realización de este estudio se seleccionaron un total de 120 pequeñas, medianas y grandes empresas seleccionadas al azar y ubicadas en Santo Domingo Este, por ser este el municipio que concentra más personas con discapacidad en situación de desempleo a nivel nacional.

El objetivo fue analizar la demanda laboral de las empresas para poder orientar mejor a las personas con discapacidad en su búsqueda de empleo, analizar el nivel de apertura de estas compañías para contratar a personas con discapacidad e indagar sobre el nivel de conocimiento sobre las leyes que amparan el derecho al empleo de las personas con discapacidad.

En cuanto a la contratación de personas con discapacidad, los datos muestran que la mayoría de empresas en Santo Domingo Este consultadas para este estudio no han contratado nunca a personas con discapacidad y solo el 56,6% se declaran dispuestas, a pesar de que el 67% de las empresas consideran que tienen las condiciones necesarias para contratar a personas con discapacidad.

A través de este hallazgo se vislumbra que una de las principales barreras para la inclusión de personas con discapacidad en el ámbito laboral son actitudinales, es decir, son provocadas directamente por estigmas y perjuicios que las personas reclutadoras tienen hacia las personas con discapacidad.

Al preguntar a las empresas “¿estarías dispuesto/a a contratar a una persona con discapacidad?” se pretendía analizar el concepto que las personas representantes de las empresas tienen sobre la discapacidad; si ven la discapacidad como una limitante o, por el contrario, como una condición más de la persona que no tiene por qué afectar su desempeño profesional.

Lamentablemente, los resultados dejan en evidencia la persistencia de una visión asistencialista de la discapacidad entre el empresariado, que concibe a la persona con discapacidad como incapacitada, inferior y dependiente.

Otro de los hallazgos que llama la atención es el hecho de que el 88,3% de las empresas encuestadas no conoce la legislación sobre inclusión laboral de personas con discapacidad, recogida en la Ley-Orgánica 5-13 sobre Igualdad de Derechos de las Personas con Discapacidad de la República Dominicana.

Según dicha Ley, las empresas con más de 25 personas en nómina deben completar su plantilla con un mínimo del 2% de personas con discapacidad.

Asimismo, establece una serie de incentivos fiscales para las empresas que cumplen la cuota y penalidades para las que no la acatan.

Dicha Ley exige responsabilidades a las empresas partiendo de la idea de que la discapacidad no es un problema individual sino un reto colectivo, es decir, que incide en el hecho de que la inclusión de personas con discapacidad es un reto al que toda la sociedad tiene que aportar para poder superar.

Según establece la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (ratificada por República Dominicana en 2008) las personas con discapacidad son “aquellas que tienen deficiencias físicas, mentales, intelectuales o sensoriales a largo plazo que, al interactuar con diversas barreras puedan impedir su participación plena y efectiva en la sociedad, en igualdad de condiciones con las demás”.

Así, en el preámbulo reconoce que la discapacidad “es un concepto que evoluciona y que resulta de la interacción entre las personas con deficiencias y las barreras debidas a la actitud y al entorno” las cuales limitan su inclusión en la sociedad en igualdad de condiciones. Por lo tanto, establece que la discapacidad es un concepto cambiante y que se origina cuando la condición de una persona limita su interacción con el entorno, aclarando que es el entorno el que provoca la discapacidad cuando presenta barreras para determinadas personas.

Teniendo en cuenta que todas y todos conformamos ese entorno, nuestro aporte es fundamental para avanzar hacia la creación de una sociedad más justa.

Así, desde La RED animamos a todas las empresas a que se sumen al tejido de empresas inclusivas, para lo cual les aportamos tres valiosos consejos: por un lado, que se informen sobre la discapacidad e incluso se acerquen a alguna de las organizaciones de sociedad civil de discapacidad que puedan existir en su localidad o al Consejo Nacional de Discapacidad (CONADIS) para poder conocer más sobre este grupo poblacional; por otro lado, que consulten con empresas con experiencia en inclusión de personas con discapacidad, valoren sus experiencias y compartan con ellas las inquietudes que puedan tener y; por último, que promuevan procesos de selección que no excluyan a las personas con discapacidad para que estas puedan aplicar a sus vacantes en igualdad de condiciones que el resto de aspirantes.

Vea también

Colaboradores del Seguro Nacional de Salud (SeNaSa) durante el taller “Trato digno para personas con discapacidad” ofrecidos por el CONADIS.

SeNaSa capacita colaboradores sobre trato digno personas viven con discapacidad

Las capacitaciones se enmarcan en el programa SeNaSa para Todos, que es uno de los …

Lanzan proyecto promoción inclusión laboral de personas con discapacidad en SDE

Por Iris Murillo La Red Iberoamericana de Entidades de Personas con Discapacidad Física en República …

Comentarios: