ASDEDestacadas de CiudadOriental.com

Vídeo muestra cómo mayoría regidores ASDE humilló al alcalde Manuel Jiménez

Por Robert Vargas
En los poco más de dos años que tiene Manuel Jiménez al frente del Ayuntamiento de Santo Domingo Este, él nunca había caminado entre las filas de asientos de los concejales.

Al contrario, como si se considerara a sí mismo por encima de todos los demás funcionarios electos, él ha llegado a la Sala Capitular y se ha dirigido a su asiento, allá arriba, junto al bufete directivo del Concejo.

Al mismo tiempo, como si se creyeran dueños del escenario y del mundo, los miembros del protocolo de Manuel Jiménez llegan y pretenden tomar el control de todo y decidir quién entra y quién no.

Incluso, algo inaudito, hasta personal militar ingresa a la Sala Capitular y toma posición de «control» dentro de la Sala Capitular, algo que solo se ve en la gestión de Manuel Jiménez.

Bueno, la cuestión es que en esta ocasión en la que fue convocado un cabildo abierto de dudosa legalidad, Manuel Jiménez, delante de todos sus invitados particulares, resultó humillado por la mayoría de los regidores, quienes le hicieron «el fo» a su convocatoria.

Manuel Jiménez
Manuel Jiménez

Triste y abatido, Manuel Jimémez es abandonado en público por la mayoría de los regidores Ciudadoriental.com

De nada le sirvió que pretendiera «ganar tiempo» saludando a los concejales en sus propios asientos.

Simplemente, la mayoría no llegó y le fue imposible realizar el «cabildo abierto».

Lo más interesante de todo esto es que le dieron la espalda un puñado de concejales que desde siempre se han comportado algo así como «tumba polvos» del alcalde.

Necesitaban que al menos 17 regidores se presentaran a la Sala Capitular, pero solo lo hicieron 13, entre estos todos los de la Fuerza del Pueblo, una del PLD y el resto del PRM, más su cuñada que «es» del Frente Amplio.

Ante esa situación, al presidente del Concejo, José Ramón Jiménez, se le vio pedir disculpas a los invitados, mientras a su lado el alcalde tenía la cara como de piedra.

Se trataba de la primera bofetada pública que los regidores le dieron, en su presencia y sin que él pudiera hacer nada.

Esto indica, posiblemente, que ya la mayoría de los regidores se cansaron de ser humillados por el alcalde, quien los culpa a ellos de sus desaciertos, aunque los concejales le han aprobado todo lo que ha solicitado.

 

Compartir:
Botón volver arriba