Ramón Cabrera

Abatido y confundido “cae” Ramón Cabrera en la carrera por la nominación a la Alcaldía

Por Robert Vargas
De aquel altivo, firme y seguro dirigente político, a quien todos percibían como un perfecto estratega que se las sabía todas, es poco lo que queda. 

Ayer, esa misma persona que considera que los postulados políticos de Juan Bosch son simples “poesías”, sorprendió a todo el municipio político de Santo Domingo Este al anunciar por WhatsApp, con un mensaje masivo, su escapada de la carrera por la nominación a la Alcaldía  por su Partido de la Liberación Dominicana.

Se trata de Ramón Cabrera, el hombre que hace casi una década llegó a provocar tanto furor en las masas de la Circunscripción 2 que hasta se habló del surgimiento de una “Cabreramanía”.

De ese, a quien se le percibía con un dominio total de la política local, parece que solo queda la sombra expresada en sus propias palabras de hombre aparentemente confundido, que no supo adaptarse a la realidad y se quedó viviendo en su burbuja hasta que esta estalló y lo dejó desprotegido.

En la comunicación en la que Cabrera anuncia que “por ahora se detiene el candidato” y: ¡Sigue el dirigente político!”, este deja claramente establecido que a lo largo del último año estaba confundido y no tenía claridad total sobre el curso de los acontecimientos, los que no pudo prever por estar sumergido en su “burbuja”, rodeado por un grupo duro que, aparentemente, le decían que sí a todos sus planteamientos sin ayudarle a ver más allá de su zona de confort.

-“Compañeros y compañeras: Hace más de un año que tomé la decisión de no presentarme como aspirante a Diputado para las elecciones del 2020. Aunque dicha decisión no estaba vinculada a otra aspiración, meses después acepté la propuesta para optar por la Alcaldía de Santo Domingo Este. Entendía que debía dar un paso
al frente y poner mi experiencia gerencial y política a favor de nuestra ciudad”, dice Cabrera en su mensaje por WhatsApp.

VIDEO AUSPICIADO
Ramón Cabrera

Como se ve, “hace más de un año”, ya Cabrera estaba decidido a no ser más candidato a diputado. De haber seguido firme en esa postura, habría abandonado la carrera legislativa por la puerta ancha, como hacen los grandes, no por la puerta estrecha que ahora ha escogido empujado por la realidad de que “no marca” en las encuestas de preferencias electorales para poder salir airoso o, por lo menos, no vapuleado en la contienda interna peledeísta.

Aparentemente, sin él conocer su realidad objetiva, aquella exterior que no depende de sus pensamientos ni de sus deseos, “meses después” él aceptó “la propuesta de optar por la Alcaldía de Santo Domingo Este”, lo que mantuvo hasta ayer, varias semanas después de haberse inscrito como pre candidato iniciando su brutal salto al vacío.

Era evidente, entonces, que estaba actuando no en base a la realidad objetiva que lo rodea y que lo muestra como un político en declive desde las elecciones pasadas, aunque los votos que obtuvo en el 2016 fueran más que los conseguidos en el 2010.

Ya en el año 2016 Cabrera no era el mismo que en el año 2010. Su equipo fuerte se le había desgranado y tomado otros rumbos.

A su lado tiene a nuevos seguidores, entre estos, a Rafael Castillo, el mismo que lo acusó con vehemencia de hacerle trampas en las elecciones del año 2010.

Los de ahora, no son los mismos de antes, la mayoría de los cuales buscaron otro árbol que proyecta más sombra, algunos no porque así lo quisieran, sino porque fue el mismo Cabrera quien, con sus aptitudes, los empujó fuera del redil.

En otra parte de su comunicado en WhatsApp, Cabrera dice que:

-“Me lancé al ruedo, aun sabiendo lo difícil que era posicionarse en el municipio más grande del país, convertirme en candidato y luego ganar las elecciones; esto así por dos factores fundamentales: primero: por la situación de crisis que atraviesa el Partido de la Liberación Dominicana y segundo por las limitaciones que establece la nueva Ley 33-18 Sobre Partidos y Agrupaciones Políticas, en cuanto a la colocación de propaganda y publicidad; cuestión elemental para elevar el nivel de conocimiento de un candidato nuevo“.

Se trata de una expresión lastimosa en la que se niega a reconocer las limitaciones en su amplitud de mira y culpa de su decisión “a la crisis” del PLD, como si esta fuera nueva, y a la “nueva Ley 33-18 Sobre Partidos y AgrupacionesPolíticas“, que él mismo aprobó con su voto, y con la que se regirán todos los candidatos.

Quien lee el párrafo de marras podría creer que Cabrera desconocía la “crisis” que afecta desde hace mucho al PLD y que él no tuvo ninguna participación, o que desconocía, la esencia de  la Ley33-18. Basta recordar que Cabrera inscribió su pre candidatura varias semanas después de que él, con su voto, aportó para su aprobación.

En otra parte de su comunicación, Cabrera se revela en todo su esplendor como un individuo que toma decisiones fundamentales no apoyando sus acciones en la ciencia, sino en la “fe”, lo que deja mucho que desear en un “estratega”, que debe ser frío, calculador y respaldar cada paso en datos científicos .

La “fe” no es una variable en la que la ciencia se fundamenta. Esa hay que dejársela a los cristianos y partidarios de otras creencias que actúan en base “a la certeza de lo que se desconoce”, aunque, en forma contradictoria, admite que ” todos los análisis que se proyectan indican que el conflicto del PLD apenas comienza”y, ante esa situación, él prefirió escurrir el bulto culpando a la realidad peledeísta de su falta de previsión.

Así, Cabrera expresa textualmente que:

-“Mientras trabajaba por el posicionamiento de nuestra candidatura, esperaba que se desatara el nudo de los enfrentamientos de los equipos Leonel-Danilo, aunque solo por fe, porque no había evidencias para creer en el final de este conflicto. Tal es el caso, que el 22 de este mes, el presidente Danilo Medina anunció que no se presentaría a una nueva Re postulación para las elecciones de 2020. Sin embargo, nadie cree que el problema se resolvió, pues todos los análisis que se proyectan indican que el conflicto del PLD apenas comienza”.

Más adelante, el diputado Cabrera se refiere a la “unidad partidaria” como requisito para conquistar la victoria y retener el poder y resalta que:

-“Responsablemente vengo diciendo que, sin unidad partidaria, es muy difícil obtener triunfos en los niveles altos y medios de las candidaturas peledeístas. Los días por venir, son incierto y faltan 75 días para las primarias. Ante tal situación, informo que a partir de este día renuncio a mi aspiración por la Alcaldía de Santo Domingo Este”.

En ese párrafo, Cabrera reclama la “Unidad partidaria”, pero resulta que él es el Presidente del PLD en la Circunscripción 2 de Santo Domingo Este, donde no ha actuado como tal, sino como el líder de una fracción dura que se ha creído todopoderosa, pero que no es más que eso, una fracción de un todo.

Se presume que Cabrera, en su condición de Presidente del PLD en su distrito, debió abogar por la unidad de todo el partido, no solo de quienes le “besan los pies” y alaban todo lo que dice.

Reclama una unidad partidaria que él no ha sabido mantener en su área de responsabilidad.

Pero, donde queda más que claro que él está confundido y desconoce cual es el destino que le depara al PLD es cuando, en forma quejumbrosa admite que “los días por venir (en el PLD), son incierto” y, como líder del todo, se abstiene de trazar, o al menos esbozar, pautas para una estrategia de largo alcance, lo que ayuda a cuestionar su liderazgo general.  

Finalmente, Cabrera puntualiza que : “agradezco a todos los dirigentes que me acompañaron en este proyecto, sobre todo a aquellos que conocí por primera vez y que depositaron su confianza en mí”, con lo que prácticamente admite que en esta etapa de su carrera política estuvo acompañado de “aquellos que conocí por primera vez”, aunque no explica porqué los viejos aliados lo abandonaron.

Para dar ánimo a quienes lo siguen, el diputado les dice: “por ahora se detiene el candidato ¡Sigue el dirigente!“, pero no se lo dijo de frente, cara a cara sino en un mensaje grabado en formato pdf y distribuido por WhatsApp.

El abandono de la carrera por la nominación a la Alcaldía se produce cuando todas las encuestas hechas a instancias de grupos de empresarios en SDE lo muestran al final, extremadamente lejos del primer lugar y sin posibilidades de victoria.

Podría decirse que la Circunscripción 2 de SDE es testigo del ocaso de un líder político, que ya perdió su “time”, pero que aún puede recomponerse y resurgir como el ave fénix, si opta por actuar no por fe, sino como científico.

Después de todo, Cabrera es el líder de una fracción que le sigue sin cuestionar sus posturas, pero eso no dura para siempre, sobre todo, cuando se tiende a perder cierto poder.

Aún así, el PLD puede ayudarlo a resurgir con fuerza, si en sus manos le entregan una institución de importancia puesto que, después de todo, “las ideas y postulados de Juan Bosch son solo poesía en este momento”, según el mismo Cabrera ha dicho.

 

Vea también

¿Planean “golpear” en el PLD a Alexandra Peña para dejarla fuera de la boleta electoral?

Por Robert Vargas Las próximas horas serán cruciales en el Partido de la Liberación Dominicana, …

Julio Romero

Julio Romero inscribe pre candidatura a diputado por la Circ. 1

Por Robert Vargas Julio Romero inscribió su precandidatura a diputado por la Circunscripción 1 de …

Comentarios: