Destacadas de CiudadOriental.comExteriores

Alta incidencia de cáncer relacionada con cenizas de carbón en Puerto Rico es una admonitoria advertencia sobre Punta Catalina

Por Enrique de León
Los resultados de estudios recientemente efectuados en Puerto Rico que comprueban de forma categórica y concluyente que las cenizas de carbón producen cáncer, reseñados por el período La Perla del Sur de la vecina isla, son una admonitoria advertencia de los graves riesgos que representan para la salud la creciente montaña de cenizas arrojadas al aire libre por la Central Termoeléctrica Punta Catalina en las proximidades del batey San José, en la provincia Peravia.

En marzo pasado, el estudio realizado por la prestigiosa Universidad de Duke, Carolina del Norte, EUA, de las cenizas de Punta Catalina, determinó que estos residuos son tóxicos, representando importantes riesgos para el medio ambiente y la salud humana.

Este estudio de la universidad estadounidense estableció que la concentración de metales pesados tóxicos en los lixiviados de las cenizas de Punta Catalina, incluyendo molibdeno, selenio, litio, talio, bario y plomo “exceden valores de umbral para agua potable y ecología de la Organización Mundial de la Salud (OMS), del Nivel Máximo de Contaminación (MCL) para agua potable de la Agencia estadounidense de Medio Ambiente (EPA), y los Criterios Nacionales de Exposición Crónica para la Vida Acuática (CCC) recomendados por la EPA”.

Los pronósticos de la Universidad de Duke sobre los posibles daños que causarán las cenizas de Punta Catalina, ya están confirmados como hechos consumados en Guayama, en el Sur de Puerto Rico, tras dos décadas de operación de la planta de carbón de la empresa AES en esa localidad.

Como lo reseña La Perla del Sur, el pasado 27 de octubre se detectó en el pozo de monitoreo número 5 de Guayama, el doble de la concentración de arsénico que la agencia de EUA de medio ambiente, EPA, establece como “seguro” en cuerpos de agua. El pozo está ubicado al borde Sureste del depósito de cenizas de la planta de AES.

La lectura de 0.022 miligramos por litro de arsénico -de un límite máximo de 0.010- no es la primera que rebasa el tope tolerado por la EPA. El 23 de septiembre de 2019 otra muestra del mismo pozo violó el margen de seguridad permitido para este metal pesado, con lectura de 0.015 miligramos por litro, aclara La Perla del Sur.

Igualmente señala que el pozo de monitorio número 4, colindante al depósito de cenizas de AES, se registraron incrementos de litio de 0.96 y 1.1 miligramos por litro, 27 veces superior al máximo determinado por la EPA. En el 2019, el agua de este pozo contuvo 0.42 miligramos por litro de litio lo que representa un incremento de 161% de un año a otro.

Estas dos sustancias, el arsénico y el litio, al igual que otras contenidas en las cenizas de carbón como el selenio, molibdeno, talio, plomo, mercurio y estroncio, son cancerígenos y teratogénicos, o sea que pueden provocar malformaciones o defectos congénitos durante embarazos, y causar otras enfermedades catastróficas y muertes prematuras.

Entre los años 2000 y 2014, el diagnóstico de cáncer en Guayama se disparó en 64% según los registros del Hospital General Menonita de este municipio. Sólo entre el 2019 y el 2020, se encontró que más del 8% de los tejidos que se extrajeron a pacientes en ese hospital arrojaron resultados positivos a cáncer, una tasa cuatro veces más alta que la reportada por los centros médicos de Puerto Rico.

Los registros de este hospital verifican que el cáncer aumentó en incidencia en la localidad a partir de 2010, ocho años después de comenzar a operar la planta de carbón de AES.

Estos daños han sido provocados por una planta que es equivalente a un poco más de una de las unidades de Punta Catalina con una generación de 500 megavatios. En total Punta Catalina nominalmente genera 752 megavatios, 376 megavatios cada una de sus dos unidades.

En estos últimos veinte años la planta de AES ha quemado 45 millones de toneladas de carbón y ha generado 4.5 millones de toneladas de cenizas de carbón.

En el mismo lapso de veinte años la Central Termoeléctrica Punta Catalina, quemará 80 millones de toneladas de carbón, en razón de 4 millones de toneladas por año, y producirá un total de ocho millones de toneladas de cenizas de carbón.

Estos datos comparados con los de Puerto Rico, permiten proyectar que dentro de veinte años tendremos en la población residente desde Catalina hasta la ciudad de Baní, en la provincia Peravia, una incidencia de cáncer y de otras enfermedades asociadas a las sustancias tóxicas de las cenizas de carbón, dos veces superior a la registrada hasta la fecha en el municipio de Guayama, en Puerto Rico.

Si en Guayama el cáncer se incrementó en 67% en catorce años, en las comunidades colindantes de Punta Catalina y la ciudad de Baní, los casos de cáncer aumentarán en 134% en un período similar, en relación a los volúmenes de carbón quemado y de cenizas producidas.

El desastre que está actualmente ocurriendo en Puerto Rico con las cenizas de la planta de AES, es lo que viviremos en el futuro si continúa Punta Catalina operando con carbón mineral. Todavía estamos a tiempo para evitar este futuro tan trágico para la provincia Peravia y para la República Dominicana.

A continuación, el enlace de acceso al reportaje “Cáncer y arsénico afloran a dos décadas de la quema de carbón en Puerto Rico”, publicado en La Perla del Sur, el 5 de mayo de 2021.

Cáncer y arsénico: afloran a dos décadas de la quema de carbón en Puerto Rico

COVID-19 República Dominicana

Confirmados:
319,254
+886 Nuevos
Fallecidos:
3,773
+4 Nuevos
Recuperados:
261,222
Activos:
54,259
Actualizado el: 23 junio, 2021 - 2:19 PM (-04:00)
Compartir:
Botón volver arriba