ASDEDestacadas de CiudadOriental.com

Aquí las consecuencias de otra “manuelada” + Vídeos

Autor Robert Vargas

De la redacción de Ciudadoriental.com; el primer periódico en internet de Santo Domingo Este; email
[email protected]

Vamos a definir el concepto “manuelada” como “una acción improvisada, aunque se tengan buenas intenciones, ejecutada sin anticipar las consecuencias, y sin aportar una alternativa antes de que esta haga crisis fruto de la falta de gerencia”.

El ejemplo más dramático de las consecuencias perturbadoras de las manueladas está a la vista de todos en el municipio Santo Domingo Este.

Sin tener a manos una alternativa previa, bien estudiada y calculada, Jiménez hizo trizas un contrato que tenía el Ayuntamiento para la recogida de basura en la Circunscripción 2 de Santo Domingo Este, y, como resultado ese territorio reventó en basura por todas partes.

Un mes después. el al alcalde se vio precisado a correr ante los regidores para pedirles que le aprobaran la declaratoria de urgencia municipal y 144 millones de pesos de transferencia presupuestaria para resolver la crisis que él creo en la Circunscripción 2.

Luego, en otra “manuelada”, dejó de pagar el trabajo realizado a la misma compañía en la circunscripción 3 y, cuando ya acumulaba casi 400 millones de pesos, le informó al municipio que rescindiría elcontrato supuestamente “amañado” y digno de “mafiosos”.

Resultado: la empresa ralentizó el servicio y la basura se desbordó por todas partes. Ante los resultados de esa “manuelada”, el gobierno central se vio en la necesidad y obligación de intervenir el municipio Santo Domingo Este, mientras Jiménez, creyendo que aún estaba en oposición, continuaba con sus gritos desesperados con los que esconde su falta de gerencia.

La nueva “manuelada”

Esta nueva “manuelada” fue cometida a orillas del río Ozama, en la avenida Barceló, o avenida del Rio. Desde aquel tiempo cuando Joaquín Balaguer era presidente de la República, sobre todo en su cuarto mandato, en ese lugar se establecieron unos pescadores.

Algunas personas creen que estos pescadores obtienen sus productos en el río y desconocen que ellos se van directamente al mar Caribe, a 35 0 40 millas de la costa a pescar.

Manuel Jiménez se asusta y pide auxilio a la policía por protesta reclaman su renuncia a la Alcaldía + Vídeo

Se van de madrugada y regresan en la tarde con su cargamento, mientras vecinos llegados desde distintos lugares para adquirir pescados frescos.

Esos pescadores fueron estimulados a mantenerse en ese lugar por los gobiernos de Joaquín Balaguer, Leonel Fernández, Hipólito Mejía y todos los restantes del PLD.

Cada pescador era, en sí mismo, una microempresa, de la cual obtenían el sustento propio y el de la familia varias personas más.

Por tanto, no eran una carga económica para el estado. Vivía del río Ozama y del mar Caribe.

Todos ellos querían “un cambio” y hasta votaron por Manuel Jiménez y Luis Abinader.

 

 

Ahora se lamentan, sobre todo, después que Jiménez ordenó que fuera demolida con una maquinaria pesada el local donde los pescadores tenían un cuarto frío, y guardaban los motores de sus botes, sus sogas y otros instrumentos de trabajo.

Antes de ejecutar la acción, Jiménez le distribuyó medio millón de pesos a varias personas, algunos que ya ni siquiera son pescadores, pero son de su tendencia política.

El empeño de Jiménez es que ese sea un lugar “turístico”. ¿Qué tiene de turístico colocarse en el lado oriental del río Ozama para ver dos enormes generadoras eléctricas flotantes contaminando el afluente?

Jiménez propone “construirles una plaza de pescadores” en la avenida España, desconociendo que en esa vía no existe un solo lugar donde pueda ser construido un lugar para estacionar los botes.

Es un proyecto que lo tiene listo en bellas fotos en las computadoras. Pero, mientras eso se materializa, el alcalde ha puesto a varias familias a pasar hambre o a vivir en la incertidumbre de no saber dónde obtendrán el sustento propio y de los suyos, puesto que algunos nacieron y crecieron junto al río.

Otro detalle interesante es que Manuel Jiménez parece desconocer que en todas las ciudades y pueblos costeros existen “pueblos de pescadores”, que se constituyen en atractivos para los visitantes, que ven llegar las “yolas” cargadas de peces.

Los he visto en Samaná, Miches, Rio San Juan, Nagua, Puerto Plata, Montecristi, Boca Chica, Azua y hasta en la fronteriza Pedernales.

En lugar de Jiménez aportar para darle estabilidad a estos pescadores de su municipio, los ha arrancado de allí con la fuerza que le da el poder.

Ahora, como es su costumbre, al ver las consecuencias, comienza a dar explicaciones y ha acusar a los pescadores de pretender “adueñarse del río”, cuando la realidad es que el río le da vida a ellos, a sus familias y convierten el lugar en un espacio pintoresco que merece ser acondicionado sin expulsar de allí a quienes le han dado vida a ese tramo.

El empeño de Jiménez es que ese sea un lugar “turístico”. ¿Que tiene de turístico colocarse en el lado oriental del río Ozama para ver dos enormes generadoras eléctricas flotantes?

Definitivamente, las “manueladas” provocarán cada día más estragos en el municipio Santo Domingo Este.

Lo interesante del caso es que él tiene un grupo de personas que justifican cada  una de las “manueladas”, las mismas que lo han llevado a ser uno de los alcaldes peor valorados de República Dominicana.

Que le aproveche.

Compartir:
Botón volver arriba