Política

El extraño silencio del PRD después de la muerte de uno de sus dirigentes y herida a otro en la UASD

Por Robert Vargas
El Partido Revolucionario Dominicano, (PRD), ha guardado un extraño silencio tras el asesinato de uno de sus dirigentes y la herida de bala a otro en la Universidad Autónoma de Santo Domingo, (UASD).

De manera institucional no ha dicho ni una sola palabra.

No ha emitido ningún comunicado.

El Secretario General de la organización, Tony Peña Guaba, comentó el incidente, pero fue a requerimiento de Ciudad Oriental.

En las redes sociales, algunos directivos locales del PRD han reaccionado airados reclamando justicia.

Ese es el caso, por ejemplo,  de Esteban Valdivia quien luce consternado por la muerte de su compañero Daniel Castillo, La Tabla, a quien una bala le perforó la cabeza y lo mató.

Otros directivos locales perredeístas también se han expresado de manera individual en las redes, pero nada oficial, institucional.

El asunto llama la atención porque en el tiroteo en la UASD el PRD llevó la peor parte: un muerto y un herido.

El muerto es Daniel Castillo, quien era empleado del Ayuntamiento de Santo Domingo Este, (ASDE), como miembro de la seguridad adscrito a la Dirección de Defensoría de los Espacios Públicos.

El herido es Mauricio Carpio, presidente de la Juventud Revolucionaria Dominicana, (JRD), en Santo Domingo Este.

La Tabla, según distintas fuentes, era el presidente de una zona perredeísta en Villa Faro.

Otras personas resultaron heridas en el tiroteo ocurrido en la facultad de Medicina de la UASD, pero de ellos se desconoce su militancia.

Los perredeístas de la base reclaman en las redes que los agresores paguen en la justicia, pero la dirección partidaria está muda.

El PRD debe explicar con lujo de detalles, convincentes por demás, que hacían Carpio y Castillo en la Facultad de Medicina si ninguno de los dos eran universitarios, ni estudiantes, profesores ni empleados.

¿Qué hacían allí?

Tony Peña Guaba dice que ellos estaban allí llevando comida a sus compañeros estudiantes del PRD que participaban en las elecciones.

Esto resulta extraño puesto que los grupos estudiantiles en la UASD tienen de sobra colegas que hacen esas tareas.

Además, Castillo era una persona experta en brindar sus servicios de seguridad.

Él PRD debe dejar su silencio, aunque sea por solidaridad con sus compañeros caidos en la UASD.

Las autoridades, mientras tanto, deben apurar el paso para aclarar hasta el mínimo detalle lo ocurrido allí.

¿Quién o quienes fueron los que dispararon?

¿Por cuales motivos le dispararon a la cabeza a «La Tabla»?

¿Cuál es el origen de las armas usadas en el tiroteo?

¿Tenían algunos de los heridos y la victima fatal armas de fuego? ¿Con cuáles propósitos?

¿Los asesinaron a sangre fría solo porque estaban «repartiendo comida»?

¿Quién autorizó en el ASDE que Castillo abandonara su puesto de trabajo para ir a encontrarse con la muerte?

Hasta ahora solo se habla de las víctimas, pero los victimarios están en el anonimato.

¿Son los victimarios miembros de cual´organización política o estudiantil?

¿Los que  hicieron rodar la sangre en la facultad de Medicina eran estudiantes o empleados de la UASD?

¿Eran «infiltrados»?

¿Eran los perredeístas «infiltrados»?

¿Lo eran quienes asesinaron a La tabla y provocaron heridas a Mauricio?

Y, finalmente, ¿El próximo lunes regresará la violencia a la UASD  en forma de venganza?

Mientras tanto, este sábado La Tabla fue sepultado en medio del dolor y el llanto de sus familiares y amigos, quienes claman por justicia, lo que hasta ahora no ha hecho de manera institucional la  dirección del PRD.

 

Compartir:
Botón volver arriba