COVID-19 RD
Confirmados: 121,973 Fallecidos: 2,204 Recuperados: 99,271 Activos: 20,498 Actualizado el: 21 octubre, 2020 - 11:34 AM (-04:00)
Nacionales

La UASD es un lugar perfecto para cometer un asesinato en completa impunidad

COVID-19 República Dominicana

Confirmados:
121,973
Fallecidos:
2,204
Recuperados:
99,271
Activos:
20,498
Actualizado el: 21 octubre, 2020 - 11:34 AM (-04:00)

Por Robert Vargas
La muerte del dirigente perredeísta Daniel Castillo en terrenos de la Universidad Autónoma de Santo Domingo el pasado 24 de marzo deja algunas lecciones que no estaría demás prestarle atención.

En primer lugar, parece  mostrar que Castillo fue considerado por algún sector como un individuo “desechable”, del cual se podía “usar y tirar” sin consecuencias mayores, y así fue.

Las apariencias sugieren que este hombre, que integraba la seguridad del Ayuntamiento Santo Domingo Este, (ASDE), en la Dirección de Defensoría de los Espacios Públicos, era un hombre de “pelo en pecho” usado para realizar “trabajos especiales”, de esos que no hacen los de cuello blanco, como por ejemplo, “repartir comida” a estudiantes que participan en unas elecciones, quizás por entender que esa “repartición” podía terminar como concluyó: con Daniel Castillo muerto con una bala metida en su cráneo.

Cadáver de Daniel Castillo
Cadáver de Daniel Castillo

También ha servido para mostrar que en el ASDE se cobijan personas siempre dispuestas a abandonar sus puestos de trabajo para realizar “trabajos especiales” en sus horas de labores sin temor a eventuales sanciones por sus jefes.

Unos saldrán a “repartir comida”, otros quizás a llevar “mensajes”.

Sin embargo, la enseñanza que deben tomar en cuenta quienes se prestan a hacer lo que hizo Daniel Castillo es que muchas veces ellos son usados como “carne de cañón” para que hagan el “trabajo sucio”.

Finalmente, sus auspiciadores ni siquiera lo recuerdan.

Es más, solo traen su imagen al presente para recordar “viejas hazañas” entre risas y lamentos. Nada más.

En el caso específico de Daniel Castillo tenemos que solo lo recuerdan sus familiares.

El Partido Revolucionario Dominicano, del que era dirigente, hace rato que ya lo olvidó y Mauricio Carpio, el presidente de la Juventud Revolucionaria Dominicana en SDE que lo acompañó a la “repartición de comida” nunca se ha referido en público al tiroteo del 24 de marzo en la Facultad de Medicina en la UASD.

Carpio terminó en ese tiroteo con una pierna perforada por una bala.

Hasta la Policía dejó de investigar y en la sede de la UASD el pasado miércoles se esmeraron en desplegar un impresionante dispositivo de seguridad solo para evitar que se presentaran de nuevo a las elecciones estudiantiles otros “Daniel Castillo” a “repartir comida”.

Es más, ni siquiera la UASD está interesada en investigar lo que sucedió con este político.

Solo saben que no quieren que se hable de él.

Las cosas comienzan de una forma, pero muchas veces terminan de otra totalmente inimaginable.

Ya las elecciones fueron realizadas en la UASD, ganó la oposición, Daniel Castillo está muerto y enterrado, el PRD no quiere que se lo recuerden y la PN se olvidó de él.

Como se ve, su “repartición de comida” solo sirvió para llevar luto y dolor a su propia familia.

Quizás esto que ocurre con Castillo deberían tenerlo muy presente otras personas que podrían ser usadas como “carne de cañón” o como simples “mensajeros” o “repartidores de comida”, aunque esa “comida” pudiera estar envuelta en “basura”.

Y, por último, me olvidaba decir que la muerte de Daniel Castillo sirvió para demostrar que, en ciertas condiciones, la UASD es un lugar perfecto para cometer un asesinato en completa impunidad.

Si alguien lo duda, solo mire lo que ha sucedido con la muerte de este miembro de la seguridad del ASDE en terrenos de la UASD cuando “distribuía alimentos” a miembros de un grupo estudiantil.

Nada se sabe de quién lo mató ni porqué.

Además, parece que a nadie le interesa que eso se sepa.

 

Compartir:
Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar