Destacadas de CiudadOriental.comSucesos

Una mujer, no la Policía, encuentra chalecos anti balas en el tinaco de su vivienda en El Maleconcito

Por Robert Vargas
Tres días después del tiroteo en El Maleconcito.- A uno de los adolescentes de aquella  residencia el cuerpo,  comenzó a picarle poco después de bañarse; lo mismo le sucedió a Sonia Suero, su madre. A ella, incluso, el agua que bajaba desce el tinaco le olió «raro» y no se anduvo con medias tintas.

Suero subió al techo de la vivienda, de un solo nivel, y miró hacia adentro del recipiente.

¡Sorpresa!

Allá, en el fondo, vio algo que reconoció como chalecos anti balas y varias botas del tipo que usan los militares y policías.

El corazón la palpitó con intensidad y se le aceleró.

No era para menos.

Ella desconocía cómo fueron a parar a su tinaco esos chalecos anti balas y esas botas.

El susto tiene su explicación.

Tres días antes, a unos 75 metros lineales de su vivienda, se había producido un repentino e intenso tiroteo que acabó con la vida de dos personas y dejó heridas a otras cuatro.

En esa balacera se vieron involucrados un tirador, definido por las autoridades como un presunto asaltante de bancos, y varios oficiales superiores de la Policía Nacional, tres de los cuales terminaron con la cabeza perforadas por balas de fusil.

Ante esa situación, Suero tomó la determinación de ir a donde las autoridades para informarle de su sorpresivo hallazgo.

Así, fue donde un policía vecino y le explicó lo sucedido. Este, a su vez, llamó a la institución en la que trabaja, a la que informó lo que acababa de decirle su vecina.

En pocos minutos llegaron varios policías en motocicletas quienes, con el consentimiento de la dueña de la vivienda, subieron al techo y sacaron del tinaco los chalecos y las botas y los exhibieron en el barrio como si fueran trofeos de guerra, mientras esperaban al Fiscal y a otros colegas.

Sin embargo, ante la advertencia por vecinos de la actuación irregular de los agentes, estos volvieron a entrar las botas y las los chalecos anti balas en el tinaco y esperaron a que llegara el fiscal y un montón de policías.

Y así ocurrió. Estos llegaron «y descubrieron» lo que estaba dentro del recipiente.

Poco despúés, un par de policías llegaron hasta la residencia de Suero, quien tenía un bebé en brazos.

Le dijeron que los oficiales investigadores querían conversar con ella y la mujer accedió sonriente a colaborar por lo que se montó en la moto en medio de dos policías y se marcharon.

Unas dos horas después, los vecinos comenzaron a preocuparse porque Suero no regresaba y habían escuchado en un informativo de la televisión que ella estaba «detenida».

Una fuente de la investigación negó esa versión y dijo que la mujer fue requerida para conocer si ella tenía más detalles.

La que sí fue arrestada fue otra mujer, a poca distancia de allí, de quienes las autoridades tienen la información de que sería compañera sentimental de uno de los implicados en el asalto al banco Popular.

Lo que no está del todo claro es si esos chalecos y esas botas pertenecían a la banda de asaltantes.

Para trepar al techo de la residencia donde fueron encontrados es sumamente fácil, y saltar de esa vivienda a otras es más sencillo aún.

Compartir:
Botón volver arriba