Jacobo Colón
Jacobo Colón

Ve el PLD actual supera al antiguo PRD en traición, maldad

Por Jacobo Colón
En el Partido de la Liberación Dominicana se están produciendo acontecimientos nunca vistos en la historia política del país, una manera indecorosa, vergonzosa y poco ética de ejercer lo que Juan Pablo Duarte nos enseñó “La política no es una especulación; es la ciencia más pura y la más digna, después de la filosofía, de ocupar las inteligencias nobles”.

Ni siquiera en el antiguo PRD se fraguó tanta traición, tanta maldad, tantas calumnias entre compañeros del mismo partido, mucho más si ese compañero es el presidente y líder máximo de esa organización.

Estas crueldades que pretenden hacer personeros con ropaje de peledeistas no tiene parangón en la política del país, ni siquiera los ataques entre reformistas y perredeistas en tiempos de Balaguer pueden equipararse con lo que procuran realizar funcionarios con tal de preservar su posición en el estado.

Han demostrado ser capaces de todo, (cuando decimos de todo hablamos de manera literal) para propiciar nueva vez la postulación del presidente Danilo Medina, el cual muy a pesar de tener una prohibición constitucional le anunciará en marzo al país si decide o no comprar los legisladores que le faltan para presentarse de nuevo.

El mismo guion, casi los mismos personajes, el mismo objetivo de hace apenas unos años es el que pretenden volver a repetir; la ambición es tan inmensa que no toman en cuenta que la realidad que se vive en el país y en el PLD es totalmente y radicalmente diferente.

Todo señala que se quiere articular el plan “Joao Santana parte II” en contra de Leonel Fernández, pero deben recordar los productores de esta segunda parte que en la generalidad de los casos nunca son iguales a la primera, reciben menos aceptación del público; esas películas tienden a fracasar en su segunda presentación, máxime cuando ya todos nos sabemos el guion.

Los que promueven la repetición de esta campaña asquerosa y vulgar en contra de un compañero de partido desconocen que se les estaba esperando, que las señas estaban siendo descifradas con anterioridad, que después de organizar el plan macabro hace apenas unos años, era fácil saber que tratarían de repetir sus acciones.

Sabiendo sus intenciones desde hace más de un año se organizaron los formularios, el empadronamiento de miembros y simpatizantes, las visitas casa por casa todos los domingos tienen el objetivo de contrarrestar lo que se veía venir.

El sabor amargo que deja esta campaña de descrédito causa grandes heridas difíciles de curar, nos acostumbramos a las acusaciones entre adversarios políticos las cuales se manifestaban en las consignas pronunciadas.

Desde “Guzmán Impío, tiró la leche al rio” “No, Yo no creo en Dios” “En solo 40 días Gatobo se llevó, todo lo que había” o “No no no, no vote tu voto, Balaguer ta ciego y Juan Bosch esta loco” pero todo se quedaba ahí, en consignas, ahora pasamos a hechos graves, perniciosos, denigrantes y realizados con expertos internacionales pagados con el dinero del pueblo.

Nunca antes vimos acciones tan asqueantes entre; Jorge Blanco y Majluta o Magluta y Peña Gómez, Balaguer contra Peynado, Balaguer-Álvarez Bogaer, o más recientemente Hipolito Mejía y Hatuey Decamps, Hipolito-Abinader, por eso nunca imaginamos que entre miembros del PLD, el partido de Juan Bosch podían darse semejantes acciones tan vergonzosas.

Con esto no decimos que en esos tiempos no existieron acusaciones que puedan tildarse de “Campaña sucia” pero no se puede comparar con lo que sucedió en el período 2012-2016, hechos bochornosos preparados por miembros de un mismo partido y en contra de su presidente, de estas agresiones no hay precedentes en la República Dominicana.

En el 2015 un 65% estaba de acuerdo con la modificación constitucional y posible reelección, en esta misma fecha y con la misma casa encuestadora un 71% la rechaza, en el 2015 esta aceptación fue posible gracias a una campaña sistemática y bien elaborada cuya finalidad era destruir al único que podía enfrentar la candidatura reeleccionista.

El plan dio buenos resultados, desde la celebración de “Juicios populares” en contra del presidente Fernández por personeros que luego fueron a ser parte de la nómina publica dejo bien claro que estos “Juicios” no eran fortuitos sino que una mano oculta y pro gubernamental estaba detrás de ellos.

Pero ahora la realidad es diferente, la popularidad que rondaba en un 80% se ha reducido a menos de 50 y eso hace que la gran mayoría de los sectores, tanto políticos, empresariales, profesionales, eclesiástico rechacen de manera radical otra presentación como candidato del primer mandatario de la nación.

El costo político y económico de una modificación constitucional sería tan catastrófico que derrumbaría la precaria popularidad del presidente, y si a esto le agregamos que se haría sobre el descrédito planificado del presidente de su propio partido, conllevaría ir a un proceso con un partido fraccionado, unos funcionarios cuestionados, y un pueblo sabiendo que tiene un presidente que no cumple su palabra ante el pueblo y mucho menos ante Dios.

El resultado sería la derrota inminente del candidato reeleccionista.

Sin contar con que el grupo que apoya al presidente Fernández y el propio Leonel han manifestado en inúmeras ocasiones que no cederán ante cualquier intento de modificación constitucional; advirtiendo que ante toda circunstancia; E pa lante que vamos.

Vea también

Alfredo Martínez llega al Parque del Este

Alfredo Martínez resuelto a respaldar reelección de Medina; pone a sus colaboradores leonelistas “entre la espada y la pared”

Por Robert Vargas Con su respaldo resuelto y decidido a una posible repostulación por el …

Winston Santos

Al Ministro de Trabajo no lo quieren en la Comisión Electoral del PLD en SDE

Por Robert Vargas El Ministro de Trabajo de la República Dominicana, Winston Santos, fue “humillado” …

Comentarios: