Justicia

Le cantan 30 años hombre mató concubina embarazada en Los Mameyes

Por Julio Benzant
Santo Domingo Este. “Mamá, mamá abre la puerta que Robert mató a mami”; frase de entre los relatos cruciales de una menor, que llevaron un tribunal a imponer la pena máxima de 30 años de prisión, contra un hombre que mató a su concubina en estado de gestación, en el sector Los Coquitos, en Los Mameyes.

El Segundo Tribunal Colegiado de la provincia Santo Domingo, le impuso la pena a Robert Contreras, de 31 años, por el asesinato de Ángela Florentino Sánchez, de 18.

El suceso ocurrió el 27 de febrero del 2011, en la calle Teófilo Ortiz, número tres, en Los Coquitos  de Los Mameyes, en presencia de la hija de cuatro años de la ahora occisa.

Ese día, próximo a las tres de la madrugada, el victimario Robert Contreras, quien sostenía una relación de concubinato por varios meses con la ahora occisa, llegó hasta la residencia donde esta dormía con su niña de cuatro años.

Ya en el interior de la vivienda, inició agresiones verbales contra la mujer, situación que provocó que la menor se despierte de manera brusca y estallará en llantos, al ver la actitud agresiva Robert.

“Callate, lo voy a llamar a “Tony” (un personaje ficticio con el cual Robert acostumbraba a intimidar a la niña).

Con esta amenaza que afectó a la niña esta paró de llorar, según el relato de la menor en Cámara Gessell (un programa de circuito cerrado en el cual personal calificado escuchan los testimonios de menores en condiciones de vulnerabilidad).

Cuando la niña guardo silencio, el hombre agarró a la mujer por el cuello, causándole la muerte por  hipoxia celebrar por los vasos del cuello, debido a asfixia mecánica por estrangulamiento.

Inmediatamente cometió el crimen, encerró el cadáver, junto con la menor y emprendió la huida.

Santa Cecilia Sánchez Alcántara, madre de la occisa y vecinos escucharon a la menor llorando y vociferando: “Robert mató a mi mami,,, Robert mató a mi mami”, por lo que rompieron el candado de la puerta principal y penetraron a la vivienda.

Más de dos años después, en junio del 2013, el victimario fue apresado en la comunidad Los Jobos, en la provincia San Cristóbal, donde se había escondido.

El fiscal Felipe Cueva, con las pruebas presentadas y declaraciones en Cámara Gessell de la menor, desmotó la presunción de inocencia que gozaba el encartado y solicitó la imposición de la pena máxima.

El tribunal compuesto por los jueces Eduardo de los Santos (presidente), Josefina Ubiera y Ebridelina de la Hoz (miembros), encontró culpable al imputado de violentar los Artículos 295, 296, 297, 298, 305 y 307 del Código Penal Dominicano, los cuales sancionan el asesinato.

El abogado Oscar de León, actor civil de los familiares de la occisa, logró le fuera impuesta el pago de un millón de peso como indemnización.

En procesado fue asistido por una abogada del Departamento de la Defensoría Pública.

La sentencia dictada el pasado 14 de junio, se le dará lectura integra el seis de julio próximo.

Compartir:
Botón volver arriba