ASDEDestacadas de CiudadOriental.com

Con discurso contradictorio y radical Danilo Mesa respalda transferencia de los 178 millones de RD$ en el ASDE

Por Robert Vargas
El regidor peledeísta Danilo Mesa ha recurrido a un discurso contradictorio y radical a la vez para respaldar de manera firme la transferencia presupuestal de poco más de 178 millones de pesos, solicitada por el alcalde Alfredo Martínez y aprobada la semana pasada por el Concejo de Regidores.

Esa transferencia afectará servicios municipales incluidos en el presupuesto del año 2018 y los fondos serán usados por Martínez para el pago de deudas contraídas el año pasado y que este funcionario no incluyó en el presupuesto de este año a pesar de las advertencias de la bancadas del Frente Amplio, del PRSD y del PQDC.

Mesa reconoció de viva voz que el bloque opositor integrado por el Frente Amplio y el Partido Revolucionario Social Demócrata tiene razón “políticamente” al oponerse a la transferencia en cuestión.

Incluso, llegó a afirmar que está de acuerdo con esa postura “política” de los opositores, quienes han denunciado que el alcalde Martínez superó los límites de lo admitido por la Ley en los gastos destinados a distintas partidas.

Sin embargo, adujo que en términos “legales” el alcalde actuó de manera correcta porque envió al Concejo de Regidores la solicitud de transferencia tal como lo acuerda la ley, tras lo cual proclamó su respaldo absoluto a la iniciativa de la Administración, que hizo trizas una parte del presupuesto destinada a la inversión en distintas áreas este año.

Mesa respaldó que obras que fueron planificadas para ser ejecutadas en el 2018 sean pospuestas para el 2019.

Incluso, en lance atrevido, llegó a exclamar que el Alcalde puede modificar en cualquier momento el Presupuesto Municipal, siempre que cumpla con el requisito de enviar previamente al concejo las modificaciones que propone.

Lo dijo a despecho de que la Ley 176-07 hace precisiones bastante claras respecto de la forma y las circunstancias en que las modificaciones del Presupuesto puede ser hechas.

La oposición representada por el FA, el PRSD y el PQDC ha denunciado que el alcalde Martínez se ha dedicado a hacer gastos que no estaban presupuestados, lo que ha llevado a la actual crisis financieras en la que se hunde el Ayuntamiento.

De su lado los bloques de los partidos Revolucionario Moderno y reformista Social Cristiano, hasta ahora firmes aliados no declarados del PLD y de Martínez, también denunciaron que la administración ha violentado el Presupuesto, pero aún así le dieron “un voto de confianza” y votaron por la aprobación de la polémica transferencia.

En su intervención, elogiada por la bancada peledeísta, Mesa dijo que “quien tiene la prerrogativa jurídica para plantear el Presupuesto como lo entienda, se llama la administración municipal. Está en el artículo 60 de la Ley 176-’07”.

Textualmente, ese artículo 60, en su sección 17 dice que es prerrogativa del alcalde: “Formular el proyecto de presupuesto municipal y sus modificaciones”.

Mesa se amparó en esa parte de la ley municipal para justificar su respaldo firme a la transferencia de los 178 millones de pesos que hizo trizas las aspiraciones de obras y servicios en las tres circunscripciones de Santo Domingo Este.

Sin embargo, el dinámico regidor peledeísta de Los Mina pasó por alto varias partes del artículo 21 de esa Ley 176-07 que establecen límites en materia presupuestaria al alcalde.

Sobre el destino de los fondos de los ayuntamientos ese artículo 21 dice textualmente que:

Artículo 21.- Destino de los Fondos.
Los ayuntamientos destinarán los ingresos propios y los recibidos por las diferentes modalidades  establecidas por las leyes nacionales para satisfacer sus competencias manteniendo los siguientes límites en cuanto a su composición:

  • a. Hasta el veinticinco por ciento (25%) para gastos de personal, sean éstos relativos al personal fijo o bajo contrato temporal.
  • b. Hasta el treinta y un por ciento (31%), para la realización de actividades y el funcionamiento y mantenimiento ordinari
    o de los servicios municipales de su competencia que prestan a la comunidad.
  • c. Al menos el cuarenta por ciento (40%), para obras de infraestructura, adquisición, construcción y modificación de inmueble
    s y adquisición de bienes muebles asociados a esos proyectos, incluyendo gastos de preinversión e inversión para  iniciativas de desarrollo económico local y social.
  • d. Un 4% dedicado a programas educativos, de género y salud.

Sin embargo, llamó la atención que Mesa, prefirió “no darse cuenta” de lo que advierte el Párrafo II de ese mismo artículo, que establece de manera clara y precisa que:

Parrafo II.– Los porcentajes fijados en los Literales a) y b) de este artículo, no se podrán sobrepasar, salvo casos de emergencia y de desastres.

Y, según admitió el Contralor Municipal, el alcalde Martínez se ha sobregirado en los porcentajes de referencia, al punto de tener que decirle directamente al Concejo el pasado jueves que la nómina del ASDE está “en este momento” en 27%, cuando la Ley establece que el límite superior es de 25%.

Mesa no solo no prestó atención a esta parte de la Ley, sino que en su aparente afán por no ser visto como “la oveja negra” dentro de la bancada oficialista, prefirió no citar la parte que establece que  los límites de esos acápites (a) y (b) solo podrán ser sobrepasados “salvo casos de emergencia y desastres”.

Hasta donde se conoce, en Santo Domingo Este no existe en la actualidad una “emergencia” ni una situación de “desastre”.

El Párrafo IV del artículo 21 de esa ley establece penas de entre dos y cinco años de prisión para quienes transgredan esa parte de la legislación.

Incluye, además, otros tipos de penalizaciones.

Es posible que en su intervención en la sesión en la que fue “aprobada” la transferencia, el regidor Manuel Antonio Todman tuviera conocimiento de esta parte de la Ley cuando advirtió al Contralor Municipal que él guardaría su informe favorable al presupuesto para usarlo, eventualmente, en los tribunales en una probable causa en su contra.

 

Compartir:
Botón volver arriba