COVID-19 RD
Confirmados: 106,136 Fallecidos: 2,022 Recuperados: 79,363 Activos: 24,751 Actualizado el: 18 septiembre, 2020 - 3:19 AM (-04:00)
Destacadas de CiudadOriental.comSucesos

Manuel Jiménez abrió las puertas del infierno y luego las cerró … pero ya era tarde

COVID-19 República Dominicana

Confirmados:
106,136
Fallecidos:
2,022
Recuperados:
79,363
Activos:
24,751
Actualizado el: 18 septiembre, 2020 - 3:19 AM (-04:00)

Por Robert Vargas
El alcalde Manuel Jiménez abrió ayer las puertas infierno durante algunos minutos y luego las cerró, pero ya era muy tarde. Los demonios habían salido y lograron hacer de las suyas frente a la parada de guaguas que era inaugurada por el presidente Danilo Medina.

Jiménez, quizás consciente de lo que había provocado, tomó un megáfono en las manos y le dijo a quienes respondieron su llamado a una protesta “masiva” que, cuando el presidente terminara la inauguración de la terminal de autobuses, “vayan tranquilos para sus casas. Vayan con Dios”.

Manuel Jiménez llama a la calma
Manuel Jiménez llama a la calma

Sin embargo, varios minutos antes de esa exhortación, él mismo intentó ingresar por la fuerza, sin estar invitado, al escenario donde estaba el presidente Medina.

El alcalde, en ese momento y con esa acción, estaba abriendo las puertas del averno y, durante algunos minutos, la situación se puso fuera de control, con un grupo de funcionarios y empleados del Ayuntamiento de Santo Domingo Este cargando de forma violenta contra la fuerza policial, que cuidaba la seguridad del presidente.

En ese ambiente, con las pasiones desbordadas, surgieron empujones y puñetazos y  una oficial superior de la Policía Nacional fue derribada por el equipo de hombres duros que pretendía abrirle paso al alcalde.

Segundos antes, un funcionario del ASDE advertía en tono amenazante a un comandante de la Policía que debía contener a la fuerza policial “porque ahí va el alcalde”.

Empleados, funcionarios del ASDE y otros seguidores de Manuel Jiménez a la ofensiva en la terminal de autobuses
Empleados, funcionarios del ASDE y otros seguidores de Manuel Jiménez a la ofensiva en la terminal de autobuses

Ese funcionario dio la impresión de que se siente con poder suficiente para lograr que su partido Revolucionario Moderno lo despida del cargo a partir del próximo 16 de agosto. Se siente empoderado.

Ya “los demonios” estaban fuera del infierno en el espacio público, en plena calle.

En esas circunstancias, cuando un joven policía, claramente asustado ante la ofensiva de los hombres duros de Manuel Jiménez, tocó su arma de reglamento en una acción instintiva, de inmediato fue advertido por uno de los seguidores del alcalde con esta expresión:

-“¡Nosotros tenemos más de esas, y tiran rápido!”, lo que era una clara advertencia de que estaban dispuestos a elevar la apuesta al nivel de la violencia armada.

Los demonios estaban sueltos y las consecuencias podían ser imprevisibles.

Y así ocurrió.

En medio del caos liderado por el alcalde, un manifestante se lanzó sobre la tropa policial y arrebató una granada de gases lacrimógenos a un policía que tenía la orden de no disparar.

El manifestante, que llegó hasta el policía con la protección de un grupo de acción a los que se le unieron funcionarios del ASDE de primer nivel, escapó hacia la acera de enfrente con las granadas de gases lacrimógenas y, casi desde media calle, la lazó por los aires hacia el lugar donde estaba el presidente encabezando la inauguración.

Sin embargo, el asunto no pasó a peor porque, aparentemente, el manifestante no quitó la espoleta y no estalló.

Luego, vídeos y fotos de la escena, han mostrado que el manifestante que protagonizó la acción sería el ex candidato a diputado por el PRM Claudio Caamaño.

Ante esta situación, y pretendiendo que no tuvo responsabilidad en lo que él acababa de desatar, pero quizás percatándose de las implicaciones sociales, políticas y jurídicas de su iniciativa, Jiménez se colocó en medio de la calle y, con megáfono en mano, dijo que:

-“Los compañeros, favor de mantenernos aquí en esta área. Nuestras protestas siempre han sido como deben de ser, pacíficas, y apegadas a la ley. Así hemos llegado hasta aquí  y así es que no tendremos una terminal de autobuses. No hay que agredir a nadie. Nadie va preso. Los que van presos son los que violaron la ley. Les quedan días, pronto serán sometidos a la justicia…”.

Quien hablaba, era el mismo hombre que apenas minutos antes había intentado ingresar al acto al que no fue invitado y a quien funcionarios y empleados del ASDE intentaron despejarle el camino a fuerza de empujones y golpes.

No solo eso, sino que esta rodeado del mismo grupo duro que se sentía protegido y empoderado por el alcalde.

De su lado, la Dirección Municipal del PRM, prefirió mantenerse distante de lo que allí sucedió y no atendió a los llamados del alcalde. Ningún dirigente prominente del PRM le acompañó.

Jiménez ha sentado el precedente de que se puede actuar con un equipo de hombres duros. Ayer fue contra un presidente, mañana… ¿Se repetirá con él mismo o con otro presidente?

El asunto no llegó a más por la prudencia exhibida por la fuerza policial, que evitó una confrontación mayor lo que, al parecer, era lo que un sector quería que ocurriera para generar mayor impacto en la conciencia nacional.

Sin embargo, quizás sea prudente que algunos líderes tengan cuidado en elegir el momento en que abren las puertas del infierno puesto que, cuando los demonios salen, cualquier cosa puede ocurrir y luego no se puede alegar ignorancia.

La protesta de ayer auspiciada por el alcalde Manuel Jiménez fue convocada para protestar contra la inauguración de la terminal, que cuenta con varias sentencias de los tribunales para que la obra no fuera construida.

Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar