ASDEDestacadas de CiudadOriental.com

¿Qué hacía el poderoso Simanca en la Sala Capitular del ASDE en medio de la sesión del Concejo de Regidores?

Por Robert Vargas
De lo que todos pueden estar seguro es de que el poderoso asistente del alcalde Manuel Jiménez, Yancarlos Simanca, no estuvo presente ayer por casualidad en la sesión en la que se procuraba sacar de apuros al síndico quien, por su deficiencia gestión administrativa, se quedó sin dinero para pagar el sueldo del último trimestre del año a los empleados del ASDE.

Hacía mucho tiempo que Simanca no entraba a la Sala Capitular. De hecho, ya no se atreve a sentarse en ninguno de los asientos que corresponde al bufette directivo del Concejo. Si lo hace, es casi seguro que esta acción provoque un revuelo enorme entre los regidores.

Cuando Manuel Jiménez asumió el cargo, Simanca siempre acompañaba a este en ese bufette directivo.

Después, cuando el síndico pareció que temía enfrentarse en público a los concejales, Simanca se quedó asistiendo a las sesiones mientras Jiménez «escurrió el bulto» y nunca más regresó a la Sala Capitular.

Algún tiempo después, y en un momento de ira, los regidores se pusieron de acuerdo para expulsar a Simanca de la Sala, con lo que lo humillarían.

Al percatarse de lo que se planeaba, Simanca no regresó más a la Sala Capitular.

Pero ayer fue distinto.

A este muchacho, llegado del sur del país y vecino de Invivienda Santo Domingo, se le considera ser el funcionario con más poder en el ASDE, después de su jefe, Manuel Jiménez.

También se tiene el criterio de que él no hace nada sin orden o autorización del alcalde.

De él se dicen cosas buenas y cosas malas.

Padece de la «maldición de los asistentes», quienes cargan sobre sus espaldas todo lo malo del Jefe.

A Simanca se le tiene ya como un «armador» en tiempos de crisis. Comentan que es el hombre encargado de hacer ciertos trabajos que no realiza el síndico.

Ayer este joven y avispado funcionario, ingresó a la Sala Capitular exactamente en el momento en que la regidora Isabel Pérez hacia una de las tradicionales plegarias «al creador».

Tan pronto ingresó, tuvo una brevísima reunión con el regidor Robert Arias, considerado junto a José Ramón Jiménez y Antonio Féliz como los «Genios del …».

Luego Simanca le dijo algunas palabras a la recién estrenada regidora Angela Mariñez; saludó con efusividad al regidor de la Fuerza del Pueblo Luis Flores y con inmenso cariño a la peledeísta Ana Tejeda.

Finalmente, el funcionario subió hasta el presidium, saludó a algunos allí y, desde detrás de estos, dio la impresión de que se dedicaba a «contar».

¿Qué era lo que contaba?

Al parecer contaba no a los regidores, sino los votos que tenían allí seguro para hacer pasar la transferencia de fondos de 300 millones de pesos solicitados por Manuel Jiménez.

Hizo el recuento en al menos dos ocasiones mientras los regidores hacían un minuto de silencio en memoria de los tres bomberos que murieron en un fuego en La Vega, y del profesor Juan María Castillo.

  1. Puede interesarle: En una votación caótica y de dudosa legalidad «aprueban» transferencia de 300 millones de pesos solicitada por Manuel Jiménez

Quizás en ese momento se dio cuenta que le faltaban votos y se marchó para resolver la situación llamando por teléfono.

Luego de su partida, ingresó a la sala la regidora Evelyn Fernández, de quien se dice que había sido llamada por Simanca para que ayudar a conseguir los votos.

A pesar de sus diligencias y de su inmenso poder, la votación terminó en caos total y sin que esté claro si la transferencia fue aprobada o no.

Compartir:
  • 1
    Share
Botón volver arriba