BarriosDestacadas de CiudadOriental.com

Manuel Jiménez coje piedra para los más chiquitos: prohíbe las piscinas inflables en los barrios, pero permite que las discotecas y colmadones estén a reventar de público

Por Robert Vargas
El alcalde de Santo Domingo Este ha prohibido la instalación de piscinas por vecinos en las calles de los distintos barrios, pero admite que todos los restaurantes, discotecas y colmadones de este municipio estén a reventar de público.

Según Jiménez, quien ha sido citado por distintos medios, su intención es contribuir a evitar la propagación de la Covid-19 durante el asueto de Semana Santa.

En períodos como este, los vecinos de los barrios que no tienen dinero para ir a las playas o pagar resorts adquieren piscinas inflables, que instalan frente a sus viviendas para darse un chapuzón.

Sin embargo, la existencia de la pandemia del nuevo coronavirus ha llevado al alcalde Jiménez a prohibir la instalación de esa piscinas.

-“Las autoridades estamos para asegurar la salud y la vida de las personas, muchos no entienden que lo hacemos por su bienestar, y eso es lo que estamos haciendo, garantizándoles la paz en este feriado”, dijo el alcalde, quien ha sido citado por distintos medios.

Sin embargo, se trata del mismo Manuel Jiménez que prefiere mirar para otro lado ante la realidad de que prácticamente todas las discotecas y restaurantes de la avenida Venezuela y su entorno estén a reventar de público sin ningún respeto por el distanciamiento social.

Lo mismo sucede en los establecimientos de la avenida España, y en los “drinks” y colmadones de distintos barrios.

No se conoce que Jiménez actúe con contra esos establecimientos, tal como se dispone a hacerlo contra los vecinos de los barrios pobres.

Es posible que, desde su punto de vista, el coronavirus se propague más en las piscinas de los barrios pobres que en las discotecas, colmadones y drinks y en los negocios que tienen las piscinas como principal atractivo.

En este aspecto, el alcalde Jiménez parece medir con varas distintas la peligrosidad del coronavirus.

Compartir:
Botón volver arriba